NetLaboral - Toda la información Juridico Laboral
Calculadoras Laborales   |   Sábado, 20 de Enero del 2018
Todo sobre Derecho
Directorio Abogados
Recomendar un Amigo
Centro de Soporte
InicioCodigo de TrabajoLeyes ResolucionesConvenios OITTemasCapsulasArticulosJurisprudenciasBuscadorConsultas Laborales
Inicio / Jurisprudencias / Interrupcion de la Prescripcion por Incompetencia atras Buscar
19-06-2010 | 06:06:42 AM | atras Volver

Interrupcion de la Prescripcion por Incompetencia

La interrupcion de la prescripcion por incompetencia.

SENTENCIA DEL 4 DE NOVIEMBRE DE 2009, NÚM. 40001, BOLETIN JUDICIAL NO. 1188
SUSPREMA CORTE DE JUSTICIA
Dios Patria Liberta,
En nombre de la República,
La Cámara de Tierras, Laboral, Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, dicta en audiencia pública la siguiente sentencia:
Sobre el recurso de casación interpuesto por Yolanda Altagracia Rivera Acevedo, dominicana, mayor de edad, con cédula de identidad y electoral núm. 031-0141725-5, domiciliada y residente de la calle Principal núm. 59, del sector Ingenio Arriba, de la ciudad de Santiago de los Caballeros, contra la sentencia dictada por la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de Santiago el 20 de noviembre de 2008, cuyo dispositivo se copia más adelante;
Oído al alguacil de turno en la lectura del rol;
Oído en la lectura de sus conclusiones al Lic. José A. Durán, por sí y por la Licda. Rosalina Trueba de Prida, abogados de la recurrida Grupo Ramos, S. A. (Tienda La Sirena);
Visto el memorial de casación depositado en la Secretaría de la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de Santiago el 6 de enero de 2009, suscrito por la Licda. Jomara Lockhart Rodríguez, con cédula de identidad y electoral núm. 031-0297428-8, abogada de la recurrente, mediante el cual propone los medios que se indican más adelante;
Visto el memorial de defensa depositado en la Secretaría de la Suprema Corte de Justicia el 28 de enero de 2009, suscrito por la Licda. Rosalina Trueba de Prida, con cédula de identidad y electoral núm. 031-0102739-3, abogada de la recurrida Grupo Ramos, S. A. (Tienda La Sirena);
Visto la Ley núm. 25 de 1991, modificada por la Ley núm. 156 de 1997, y los artículos 1 y 65 de la Ley sobre Procedimiento de Casación;
La CORTE, en audiencia pública del 8 de julio de 2009, estando presentes los Jueces: Juan Luperón Vásquez, Presidente; Julio Aníbal Suárez, Enilda Reyes Pérez, Darío O. Fernández Espinal y Pedro Romero Confesor, asistidos de la Secretaria General y después de haber deliberado los jueces signatarios de este fallo;

Considerando , que en la sentencia impugnada y en los documentos a que ella se refiere, consta lo siguiente: a) que en ocasión de la demanda laboral interpuesta por la actual recurrente Yolanda Altagracia Rivera Acevedo contra la recurrida Grupo Ramos, S. A. (Tienda La Sirena), la Primera Sala del Juzgado de Trabajo del Distrito Judicial de Santiago dictó el 18 de marzo de 2008 una sentencia con el siguiente dispositivo: “Primero: Se acoge el medio de inadmisión planteado, por fundamentarse en hecho y base legal; se declaran inadmisibles las demandas incoadas por la señora Yolanda Rivera en contra de la empresa Grupo Ramos, S. A. y/o Tienda La Sirena, por estar afectas de prescripción extintiva; se condena a la señora Yolanda Altagracia Rivera Acevedo, al pago de las costas del procedimiento, ordenando su distracción en provecho de las Licenciadas Rosalina Trueba De Prida, Laura López, abogadas, quienes afirman estarlas avanzado en su mayor parte; Tercero: Se rechaza la demanda incoada por la empresa Grupo Ramos, S. A. y/o Tienda La Sirena, en contra de la señora Yolanda Altagracia Rivera Acevedo, por insuficiencia de pruebas; se condena a la empresa Grupo Ramos, S. A., y/o Tienda La Sirena, al pago de las costas del procedimiento, ordenando su distracción en provecho de la Licenciada Jomara Lochkart, abogada, quien afirma estarlas avanzando en su mayor parte”; b) que sobre el recurso de apelación interpuesto contra esta decisión, intervino la sentencia ahora impugnada, cuyo dispositivo reza así: “Primero: En cuanto a la forma: Se declaran regulares y válidos los recursos de apelación principal e incidental interpuestos por la señora Yolanda Altagracia Rivera Acevedo y por las empresas Grupo Ramos, S. A. y Tienda La Sirena, respectivamente, en contra de la sentencia No. 119-2008, dictada en fecha 18 de marzo de 2008 por la Primera Sala del Juzgado de Trabajo del Distrito Judicial de Santiago, por haber sido interpuestos de conformidad con las normas procesales; Segundo: En cuanto al fondo: Se rechazan los recursos de apelación principal e incidental referidos anteriormente, por ser improcedentes, mal fundados y carentes de base legal, y se modifica la mencionada sentencia para que diga de la siguiente manera: a) Se declara extinguida la acción o demanda de fecha 15 de diciembre del 2003, interpuesta por la señora Yolanda Altagracia Rivera Acevedo en contra de la empresa Grupo Ramos, S. A. y/o Tienda La Sirena; b) Se rechaza la demanda de fecha 21 de febrero del 200,(Sic), interpuesta por la señora Yolanda Altagracia Rivera Acevedo, en contra de la empresa Grupo Ramos, S. A. y/o Tienda La Sirena, por ser improcedente, mal fundada y carente de base legal; y c) Se rechaza la demanda de fecha 29 de abril del 2005, interpuesta por la empresa Grupo Ramos, S. A. y/o Tienda La Sirena en contra de la señora Yolanda Altagracia Rivera Acevedo, por improcedente, mal fundada y carente de base legal; y Tercero: Se compensan de manera pura y simple, las costas del procedimiento”;
Considerando , que la recurrente propone en apoyo de su recurso los siguientes medios de casación: Primer Medio: No ponderación de documentos. Violación de la ley; Segundo Medio: Falta de base legal. Violación a la ley;
Considerando , que en el desarrollo de los dos medios propuestos, los que se reúnen para su examen por su vinculación, la recurrente expresa, en síntesis, lo siguiente: que la Corte a-qua no ponderó la demanda de primer grado, donde se establece el reclamo del pago ilegal del salario reducido, ni el reglamento interior de trabajo, ni los pagos enlistados de la nómina donde figuraba el nombre de la recurrente con un monto poco más superior de RD$100.00 que fueron depositados en el expediente; que el Reglamento Interior de Trabajo impone la obligación a la empresa de pagar el 50% del salario de los días de licencia de un trabajador, lo que era de cumplimiento obligatorio, en virtud de las disposiciones del artículo 129 del Código de Trabajo, por lo que al no pagársele se cometió una violación que da lugar a reparación en daños en perjuicios, al tenor del artículo 1142 del Código Civil, pero el tribunal no ponderó esos documentos ni los malos tratos y múltiples vejaciones de que fue objeto la recurrente; que los reclamos que formaron parte de la demanda de primer gado, en virtud de la cual se reclama el pago de una indemnización por los actos discriminatorios de los que fue víctima la demandante, empezando por un desahucio en medio de enfermedades que más tarde le generaron una pensión por invalidez permanente y terminando en la violación del propio reglamento interno de parte de la empresa demandada, pero nada de esto fue ponderado por la Corte a-qua;

Considerando , que con relación a lo alegado precedentemente la sentencia impugnada expresa lo que a continuación se transcribe: “ Considerando , que, por los documentos aportados el debate por la propia trabajadora se comprueba, que la empresa desconocía que la trabajadora padecía de tuberculosis, pues los certificados médicos expedidos por el Doctor Benjamín Hernández decían que ella padecía de neumonía (ver certificados de fechas 20 de noviembre de 2000, 4 de diciembre de 2000, y 8 de enero de 2001) y por lo tanto, la empresa no podía dar malos tratos, como afirma la trabajadora, por el hecho de ésta padecer de una enfermedad contagiosa, como en este caso es la tuberculosis; que también se comprueba que la empresa tuvo conocimiento de la tuberculosis, cuando recibió la carta del Seguro Privado, enviado en enero de 2001, y en la que se le informó sobre la verdadera enfermedad, tal y como lo afirmó el representante de la empresa; que además, la trabajadora afirmó en su escrito, que la maltrataban por una supuesta enfermedad contagiosa que provocó la intervención de los médicos que la atendían, lo cual se interpreta en el sentido de que los empleadores y los empleados estaban errados al entender que la enfermedad era contagiosa, y que la trabajadora negaba y ocultaba su verdadera enfermedad, por lo que mal pondría ella acusar a los demandados de malos tratos por padecer la misma; que, la trabajadora también hizo uso de un informativo, para la cual presentó a la señora Dominicana Luna Martínez, quien declaró entre otras cosas, lo siguiente: que ella no sabía si la empresa le daba malos tratos a Yolanda; que ella (la demandante) se atendía con el Dr. Benjamín y en el Seguro Social; que no sabe si la empresa le informó a los demás empleados de la enfermedad de Yolanda; que cuando se le preguntó a esta testigo si le habían suspendido el seguro a Yolanda, esta contestó que “ella me dijo que le habían suspendido el Seguro Privado”; (es decir, lo sabe porque se lo dijo Yolanda) y también declaró, que Yolanda no tenía problemas en el Seguro Social y que “ella iba normal allá”; que ella no estaba presente cuando ocurrió lo de la espuma loca; que lo supo al día siguiente cuando se lo contó Yolanda, pero también afirmó, que Yolanda se fue a su casa enferma, por lo de la espuma loca, en tanto que la trabajadora declaró, que siguió trabajando después del incidente; que, la recurrente principal no pudo probar ninguna de las causas alegadas por ella, en las que fundamenta su demanda, pues los documentos o pruebas escritas y por el informativo a su cargo, se prueba todo lo contrario, ya que como se ha indicado, con los documentos se comprueba que la empresa desconocía la real enfermedad de la trabajadora y por el informativo se comprobó que esta última estaba inscrita en el Seguro Social y que era atendida en el Hospital del Seguro de manera normal y que además tenía un seguro privado, y tampoco probó que la señora Ana Dina Hernández le había echado intencionalmente el producto denominado “Espuma Loca”; que, al no probar la recurrente las acusaciones hechas a la empresa, esta última sí estaba exenta de probar; sin embargo, esta también hizo uso de un informativo y a tal fin presentó en calidad de testigo al señor Aneudy Antonio Infante Hidalgo, quien declaró: Ana Dina echo un poco de “Espuma Loca” a la góndola, para quitar una mancha y a Yolanda le cayó un poquito en el pie y no fue a propósito que Ana Dina se lo echó; que Yolanda siguió trabajando normal después del accidente de la Espuma Loca; que también declaró en calidad de testigo la mencionada señora Ana Dina, quien corroboró las declaraciones del señor Aneudy, declaraciones que coinciden con las del representante de la empresa”;
Considerando , que la interrupción de la prescripción que produce el apoderamiento de un tribunal incompetente, en virtud del artículo 2246 del Código Civil, sólo alcanza a los aspectos que han sido objeto de la demanda, no incluyéndose los nuevos reclamos que formule el demandante ante el tribunal competente;

Considerando , que si bien es cierto que el artículo 712 del Código de Trabajo libera al demandante de la prueba del perjuicio, también lo es que para ser acogida una demanda en reparación de daños y perjuicios es necesario que el demandante demuestre las violaciones legales o contractuales que atribuye al demandado para sustentar su acción;
Considerando , que son los jueces del fondo los que tienen facultad para determinar cuando las partes han aportado las pruebas de sus pretensiones, para lo cual cuentan con un soberano poder de apreciación de esa prueba, cuyo resultado escapa al control de la casación, salvo cuando incurra en alguna desnaturalización;

Considerando , en la especie, el Tribunal a-quo da motivos suficientes y pertinentes para limitar el marco de su apoderamiento, circunscrito a los reclamos formulados por la demandante en su demanda original ante el Tribunal Civil, el cual no podía ampliar en el apoderamiento al tribunal laboral;
Considerando , que de igual manera, el tribunal, tras ponderar las pruebas aportadas por las partes, llegó a la conclusión de que la actual recurrente no demostró que la empresa demandada incurriera en alguna violación en su perjuicio, criterio que formó del examen de la prueba, tanto documental como testimonial que le fue aportada, sin que se advierta que cometiera desnaturalización alguna, dando motivos suficientes y pertinentes que justifican el dispositivo de la decisión impugnada, razón por la cual los medios examinados carecen de fundamento y deben ser desestimados.
Por tales motivos, Primero: Rechaza el recurso de casación interpuesto por Yolanda Altagracia Rivera Acevedo, contra la sentencia dictada por la Corte de Trabajo del Departamento Judicial de Santiago el 20 de noviembre de 2008, cuyo dispositivo se ha copiado en parte anterior del presente fallo; Segundo: Condena a la recurrente al pago de las costas, con distracción de las mismas a favor de la Licda. Rosalina Trueba De Prida, abogada, quien afirma haberlas avanzado en su totalidad.
Así ha sido hecho y juzgado por la Cámara de Tierras, Laboral, Contencioso-Administrativo y Contencioso-Tributario de la Suprema Corte de Justicia, y la sentencia pronunciada por la misma, en la ciudad de Santo Domingo de Guzmán, Distrito Nacional, capital de la República, en su audiencia pública del 4 de noviembre de 2009, años 166° de la Independencia y 147° de la Restauración.
Firmado: Juan Luperón Vásquez, Darío O. Fernández Espinal y Pedro Romero Confesor. Grimilda Acosta, Secretaria General.
La presente sentencia ha sido dada y firmada por los señores Jueces que figuran al pie, en la audiencia pública del día, mes y año en ella expresados, y fue firmada, leída y publicada por mí, Secretaria General, que certifico.

www.suprema.gov.do



Inicio | Quienes Somos | Aviso Legal | Politicas De Privacidad | Preguntas Frecuentes | Contacto Valid HTML 4.01 Transitional
Copyright NetLaboral 2010. ® Todos los derechos reservados | Toda la Información Jurídico Laboral.